salonista.com.ar//estamos en twitter @salonista30 //// facebook: Salonista Cafs

jueves, 5 de agosto de 2010

Real Amarillo-Pingüino Futsal fue suspendido por decisión policial

MOMENTO EN QUE LOS ARBITROS LE COMENTAN LA SITUACION A LOS CAPITANES, ANTES DE LA SUSPENSION DEL PARTIDO.
El encuentro entre Real Amarillo y Pingüino Futsal, que debía cerrar la primera fase del Torneo Apertura "25º Aniversario de TV Fuego" fue suspendido por decisión policial a los 8'50" (ocho minutos cincuenta segundos) del primer tiempo, según los efectivos de la Policía Provincial, porque no estaban dadas las condiciones para garantizar el normal desarrollo del espectaculo deportivo.
Cabe destacar que durante la reunión del martes pasado, llegó a la Federación Fueguina de Futsal la notificación que para poder jugar un encuentro en el Polideportivo Carlos Margalot sería necesario contar con dos policias adicionales (dos policias sumados al uniformado que usualmente se encuentra en el Margalot), producto de los incidentes entre San Martín y Juventud Unida Filial Río Grande, acontecidos el domingo pasado.
El encuentro, en la noche de ayer, se demoró por más de 15 minutos dado que los efectivos adicionales no estaban. Por ello, el uniformado del Margalot tenía la obligación de no dejar entrar a los equipos a la cancha, ni al público en general. Minutos despues de las 10:20 llegaron dos uniformados que decían hacerse cargo de la situación, por lo que los equipos ingresaron al estadio y comenzaron el calentamiento precompetitivo.
Real Amarillo y Pingüino Futsal comenzaron el encuentro, ante casi 500 personas que dieron un bonito marco al Gigante de Chacra II. El juego fue desordenado y friccionado, también algo cortado dado que los dos equipos se mostraban muy eficientes en defensa.
Lo mejor fue un tiro en el travesaño de Real Amarillo, aunque unos segundos más tarde llegaría la apertura del marcador para Pingüino Futsal. Damián Mercado encontró el espacio necesario y luego de pasar la mitad de cancha remató un tiro esquinado y bajo que se metió en el palo derecho de Sebastián Pérez.
Era el 1 a 0 para Pingüino Futsal, que luego careció de profundidad, mientras que el Amarillo se mostró mucho más incisivo, pero también sin la claridad de un César Gallardo que estaba más ocupado en la marca.
Iban 8 minutos y 50 segundos de juego cuando los árbitros debieron interrumpir el encuentro por órden de los efectivos policiales que se encontraban a un costado del campo de juego del Margalot.
Luego de un intercambio de conceptos, los árbitros informaron a un representante de l Federación, que los uniformados estaban dispuestos a retirarse del resinto, pero que daban la órden para que el partido no se siguiera jugando, dado que no estaban dadas las garantías para la seguridad del público presente, como así tampoco de los actores deportivos (jugadores, árbitros, cuerpo técnico, etc.).
La reacción de árbitros, capitanes y cuerpo técnico fue de incredulidad, dado que el partido estaba disputandose de forma normal y no hubo ningun detonante para que los uniformados tomasen tal decisión.
Los efectivos policiales afirmaron su postura diciendo que la Federación no había contratado el servicio de personal policial adicional, por lo tanto el espectaculo deportivo no podía continuar dada la famosa falta de garantías.
La situación fue informada a los capitanes, como así también al cuerpo técnico de ambos equipos y el partido fue suspendido ante la silvatina de todo el desconcertado público presente.