salonista.com.ar//estamos en twitter @salonista30 //// facebook: Salonista Cafs

sábado, 17 de julio de 2010

Sobre la hora, Pingüino venció a Escuela

En el partido de viernes que cerró la totalidad de la decimotercera fecha, Pingüino Futsal derrotó agónicamente a Escuela de Futbol Río Grande por 7 a 6, para lograr así su sexta victoria y volver al octavo puesto, ahora con 14 puntos, superando a Los Cuervos de Río Grande (9º).
Escuela, que venía de una ajustada caída ante el elenco azulgrana, se mantiene en la undécima posición con 9 puntos, igual que Sportivo (12º), que tiene peor diferencia de gol.
El encuentro comenzó favorable a los dirigidos por Pepe Cabral, que para este encuentro no pudo estar por encontrarse enfermo. Jorge Ríos abrió el marcador antes del minuto de juego, pero poco a poco, Pingüino Futsal fue encarrilando el partido y lo dio vuelta con goles de Matías Saldaño y José Torres, antes de la mitad del periodo.
Pese a que Cachito Torres puso el 3 a 1 a seis minutos del final, Escuela cerró un mejor primer tiempo exigiendo en varias ocasiones a Ulises Alvarez, que respondió de manera fenomenal, ganándole el mano a mano a Horacio Cabral en dos ocasiones.
No obstante Horacio recibiría en solitario, ante una distracción de la defensa de Pingüino, y descontaría a segundos del entretiempo, dejando las cosas 3 a 2.
En el complemento Pingüino Futsal arrancó tranquilo y con mejor juego táctico, apoyado en el gigante Martín Gallardo, que se las arregló siempre para recibir y ser descarga, fue encontrando espacios, aunque le costó concretar.
El pivot de Pingüino Futsal puso el marcador 4 a 2 a los 3 minutos, y el entretenido encuentro tuvo otras dos intervenciones buenas de Ulises Alvarez.
Tras algunos minutos de meseta, Escuela salió mejor parado en el golpe por golpe, porque volvió a estar a un gol, perdiendo 5 a 4, tras un descuento de Facundo Frías, un gol de Cachito Torres y un golazo de Daniel Llancapani, el arquero de Escuela que clavó un disparo inapelable desde atrás de mitad de cancha.
Pingüino no había concretado sus chances, desperdició ese momento en que Escuela era intrascendente, y a cuatro minutos del final, José María Cabral hizo una doble pared con Horacio Cabral, para que éste último definiera sin oposición; un gol-azo.
Los minutos finales estuvieron para cualquiera; Martín Gallardo y Horacio Cabral volvieron a marcar a dos minutos del final, y el encuentro seguía igualada (6-6).
Hubo minuto pedido a 40 segundos del final, y Pingüino estuvo más concentrado en la marca, mientras que Martín Gallardo quedó solo de espaldas al arco, se dio vuelta y colocó el balón junto a un palo para el 7 a 6 que sería el marcador final.
Toda la bronca de Escuela, que estuvo cerca incluso de ganarlo, pero demostró que sigue extrañando a Hilario Cabral, aunque le faltó coraje para romper la defensa de los dirigidos por Pablo Urrea en los segundos decisivos.
En Pingüino, gran tarea de Cachito Torres y Juan Vera, tanto en marca como en proyección, y un alto nivel demostrado por una de las torres de Pingüino, Martín Gallardo, que demostró gran carácter para bancar la ausencia de Luciano Obiol, y mucho olfato goleador.

La figura: Martín Gallardo