salonista.com.ar//estamos en twitter @salonista30 //// facebook: Salonista Cafs

sábado, 5 de junio de 2010

Se apagó el Azul, se iluminó Pingüino

En un partido sumamente emotivo hasta el final y con varios condimentos que lo hicieron muy entretenido, Pingüino Futsal superó a Real Madrid Azul por un apretado 6 a 5, para sumar su quinta victoria en el Torneo Apertura “25º Aniversario de TV Fuego” del Futsal CAFS, y ubicarse en el cuarto lugar de forma provisional, por la octava fecha del certamen.
Los equipos salieron con todo desde el primer minuto y Alipio Bustamante tuvo la primera chance para Pingüino Futsal, mientras que Juan Vera cerró justo ante un pase de gol de Marcos Herrera. A los 6, los dirigidos por Pablo Urrea ya manejaban mejor el trámite y el gol estaba al caer, hasta que Luciano Obiol definió un contragolpe iniciado por Ahrens Alonso. Unos instantes después, el propio Obiol cerró justo ante un ataque del Azul, al cual le faltaba solo la puntada final.
Promediando la etapa, Juan Vera se había hecho dueño del circuito futbolístico de Pingüino Futsal, mientras que el elenco dirigido por Carlos Hernández no encontraba la pelota, y el DT pidió minuto.
A la vuelta del tiempo muerto, el juego se desarrolló de forma similar y Pingüino fue cerrando un primer tiempo casi perfecto, con una obra en donde todos tocaron la pelota y la movieron de un lado al otro para que Martín Gallardo selle el 2-0 con el que llegaría el descanso.
“Casi” perfecto, porque durante el último tramo de la primera etapa Real Azul mostró una mejoría, con un contragolpe desperdiciado por Cristian Mascazzini y algunas pinceladas de un juego individual exquisito exhibido por Matías Arredondo, que no tuvo su gol por no ser egoísta y solo remató apenas desviado tras una apilada.
Pingüino se salvó un par de veces e intentó lastimar de contragolpe, pero no lo logró, en un partido que fue tan bien jugado, que la primera infracción cobrada por la dupla Manduani-Núñez fue una mano casual de Martín Gallardo en la mitad de la cancha, cuando iban 19 minutos.
Antes del primer minuto del complemento, Marcos Herrera definió con clase ante la salida del arquero, pero por las dudas, León Febre la terminó de hacer ingresar al arco. El partido de ida y vuelta, tuvo dos situaciones clarísimas desperdiciadas por lado: Luis Ruiz definió desviado mano a mano ante el arquero, mientras que Herrera remató al poste tras una combinación entre Malandra y Arredondo por izquierda.
Antes de la mitad de la etapa, Pingüino Futsal logró hacer diferencia con dos goles de Matías Saldaño, uno definiendo al primer palo tras asistencia de Ruiz y el otro desviando con el taco tras un tiro libre ejecutado por Sebastián Sánchez.
Llegando a los 10 minutos, Real Azul comenzó a apretar mientras que Pingüino se relajó y no supo manejar ese 4 a 1 que parecía ser una tranquilizadora ventaja.
Ulises Alvarez tuvo una excelente tapada a un remate de Arredondo, pero el rebote le quedó a Levinieri, que marcó un nuevo descuento azul. El mismo Levinieri apretó a Bustamante un minuto después (debía reventar una pelota que quemaba dentro del área) y dejó diferencia de uno (4 a 3 ganaba Pingüino).
A los 11, Mascazzini marcó el empate de contragolpe, con asistencia de Arredondo, y dos minutos después Herrera pondría en ventaja por primera vez a Real Azul (5-4).
Los dos equipos estaban en penalidad (cinco faltas de equipo), aunque claramente era el mejor momento del Azul, y el de mayor desconcierto para los dirigidos por Urrea, que tuvieron un regalo del cielo. El reloj marcaba 14 minutos y ocho segundos cuando se apagaron abruptamente los reflectores del Gimnasio Jorge Muriel.
El juego estuvo detenido por casi veinte minutos y con la reanudación, llegó una falta evitable de Alonso (jugó la pelota desde el piso), que mandó a Herrera al punto de tiro libre sin barrera. El capitán reventó el travesaño y al toque, Luciano Obiol empató, por la vía del tiro castigo. Faltaban menos de cinco minutos y Pingüino despertó, con sus dos torres Obiol y Gallardo, que definieron el encuentro.
Obiol reventó el poste izquierdo del arco defendido por Fabián Cabrera, pero treinta segundos después, un corner pasado fue bajado por Gallardo, y de taco, Obiol la mandó a guardar para el 6 a 5 de Pingüino.
Faltando dos minutos, Marcos Herrera tuvo la chance del empate, pero otra vez falló, esta vez con un remate desviado. Los Urrea Boys hicieron pasar los segundos jugando con la desesperación de Real Azul, y a 10 segundos del final José María Luques, arquero de Pingüino Futsal ingresado antes del apagón, se quedó con la última pelota, cuando Herrera intentó un buscapié salvador.
Triunfo más que festejado por el elenco naranja, que estrenó indumentaria deportiva, con una dulce victoria.