salonista.com.ar//estamos en twitter @salonista30 //// facebook: Salonista Cafs

jueves, 20 de mayo de 2010

El tridente de Unión Fueguina fue letal

NICO ESCALANTE, MARIANO MILIA Y TATI MIKEL...
CUATRO GOLES CADA UNO PARA LA VICTORIA DEL ROJINEGRO
En el primer partido de la séptima fecha, Unión Fueguina dio una sorpresa al derrotar comodamente a 9 de Octubre por 14 a 7, aunque el desarrollo del encuentro fue picante y la Comuna dejó todo por conseguir algo más; le sobró coraje pero le faltó claridad. Unión Fueguina, otra vez apoyado en la velocidad y precisión de sus delanteros más peligrosos, Claudio Mikel, Nicolás Escalante, y ahora Mariano Milia -un refuerzo que le ha venido muy bien al rojinegro- logró su segunda victoria consecutiva, la tercera en el certamen, ante un rival candidato a pelear por la primera fase que no mostró su mejor cara en el Jorge Muriel de Chacra IV, un equipo tolhuinense que demostró extrañar muchisimo a uno de sus goleadores, el Gigante Alex Rusch, quien debió cumplir una fecha de suspensión por una expulsión jugando como local ante Real Amarillo, además de depender de lo que pudiera hacer su emblema, Diego Rodríguez, quien finalmente realizó cinco conquistas.
En los primeros minutos Claudio Mikel convirtió dos tantos para abrir el marcador para el elenco rojinegro, que luego recibiría el descuento de Diego Rodríguez. Promediando la etapa, Daniel Fernández estiró ventajas para Unión, pero a ocho del final otra vez Rodríguez y una conquista de Sebastián Sibauti dejaban un 3-3 bastante más acorde al desarrollo.
No obstante, allí estaría nuevamente el oportunismo de los delanteros rojinegros. Un minuto más tarde Mariano Milia volvía a poner a Unión arriba en el marcador, mientras que Tati Mikel, faltando cuatro segundos para el entretiempo, dejó el 5 a 3 con el que llegaría el descanso.
En el complemento el cotejo fue de dientes apretados y en el golpe por golpe el que ganó fue Unión Fueguina, que se mostró más ordenado y compacto que el elenco de la Comuna de Tolhuin.
Tras el lavado de cara en el entretiempo, al minuto 9 de Octubre pareció renovado y tras una combinación entre David Guerra, Diego Zapata y Sebastián Sibauti, Diego Rodríguez empujó a la red una jugada de playstation.
Sin embargo, otros dos certeros ataques rojinegros con Escalante dando la puntada final pusieron un 7 a 4 impensado para cualquiera, pero no para los presentes en el Muriel, que observaron como el equipo de la Comuna intentaba hilvanar jugadas en ataque, pero era muy previsible y quedaba indefenso ante la velocidad con la que salían los delanteros rivales.
A los 4 minutos el marcador era de 8 a 4 gracias a un contragolpe de Tati Mikel, mientras que hasta la mitad del complemento hubo un ida y vuelta terrible, que dejó las cosas 11 a 6; Mikel y doblete de Milia para Unión Fueguina, dos golazos de Diego Rodríguez para 9 de Octubre.
Tras un nuevo gol de Escalante, la doble amarilla para Damián Rodríguez por salir con la mano afuera del área no supuso demasiados problemas, ya que a ocho del final la defensa del rojinegro le había agarrado la mano a los intentos tolhuienses.
Si bien, de ese tiro libre vino un nuevo descuento, esta vez de Ricardo Rodríguez, luego los jugadores de blanco chocaron una y mil veces contra una muralla como fueron Daniel Fernández, Rubén Peix, y luego el alternado Gustavo Vera, siempre con la colaboración de Mikel, Escalante o con los ingresos de Milia o Maidana. El desarrollo hacía pensar que 9 de Octubre podía jugar toda la madrugada, que no iba a descontar la ventaja que tenía Unión, y asi fue.
En la lucha que por momentos fue aspera, los dos se cargaron de faltas, pero los de la Comuna fueron los que llegaron a la sexta, y Daniel Fernández, con un fuerte puntazo alto clavó de tiro libre sin barrera el 14 a 7 final, para la alegría de todo el plantel rojinegro, que le va encontrando la vuelta al funcionamiento colectivo y va ganando en confianza para intentar cerrar de la mejor manera la segunda mitad de la primera fase.
9 de Octubre, por su parte, tuvo una mala noche y deberá corregir errores para seguir de cerca al pelotón de punta, que se le está escapando.