salonista.com.ar//estamos en twitter @salonista30 //// facebook: Salonista Cafs

jueves, 27 de mayo de 2010

Cerrado y agónico empate entre Pingüino Futsal y Los Cuervos R.G.

El elenco azulgrana consiguió un milagroso empate, a menos de cinco segundos del final, sobre Pingüino Futsal, que repitió la historia que le ocurriera a Metalúrgicos el viernes pasado ante San Martín.
Pingüino Futsal tenía el partido controlado, pero se distrajo en los últimos 10 segundos y lo pagó caro, porque el heroe de esta película fue Cristian Kily González, que con una terrible volea clavó la igualdad final, 4-4 entre Los Cuervos y Pingüino Futsal.
El primer tiempo fue entretenido, con Los Cuervos adelantandose en el marcador con tanto del Kily, aunque luego Juan Vera empataría las acciones. Fernando Alfonso puso el 2-1 a favor del azulgrana antes de la mitad de la primera etapa, mientras que pasados los 11 minutos, otra vez el Kily González empujó a la red tras una buena jugada colectiva de Los Cuervos.
A cuatro minutos del final, Juan Vera, escapando por la banda izquierda y clavando un certero zurdazo al primer palo, dejaría el 3-2 con el que los equipos se irían al descanso.
En el complemento, Gerardo Ullúa tuvo dos mano a mano que no supo definir, mientras que el más desequilibrante en Pingüino Futsal seguía siendo Vera.
Los Cuervos tenía más chances, mientras que su rival carecía de profundidad; sin embargo, la media distancia estuvo a favor de los dirigidos por Pablo Urrea, porque Alipio Bustamante cortó un pase y sin alternativas de asistencia, prefirió rematar seco y bajo, con un puntazo que se clavó en el palo derecho de Pablo Guereta. El partido era muy equilibrado y promediando el complemento el 3-3 parecía caerle como anillo al dedo. El ingreso del arquero José María Luques le aportó buena salida a Pingüino Futsal, mientras que Luciano Obiol ingresó y se entendió muy bien con Matías Saldaño.
Así llegaría otro tanto de Bustamante; faltaba menos de cuatro minutos para el final del partido y Saldaño interceptó de cabeza un mal intento de pelotazo del azulgrana y, tras combinar con Obiol, el propio Saldaño asistió a Bustamante que entraba por detrás, por la banda izquierda, para marcar el 4 a 3 a favor de los de Urrea, que luego tuvieron algunas chances de aumentar, como un cabezazo de Obiol que se estrelló en el poste y una pelota que le quedó de espaldas al arco a Saldaño, que no supo resolver.
Carlos Ortíz, DT interino de Los Cuervos ante la ausencia del suspendido Osvaldo Nieto, pidió minuto para motivar a sus jugadores, que no veían por donde entrarle al rival.
Había una buena tarea de Vera en la marca, al igual que Obiol, Bustamante y el ingresado Juan Pablo Castellano. Pingüino Futsal quería cerrar el partido y llevarse los dos puntos a su casa, y parecía lograrlo con un planteo de esperar agrupado, sin pasar demasiados sobresaltos.
El encuentro se moría y tras una jugada en la que el Kily no tuvo otra que aguantar ante el apriete de la defensa, cerca de la esquina del corner. Fue saque de lateral para Los Cuervos que buscaron a Gustavo Pintos en el juego aéreo. Increiblemente una infracción de Pintos (tocando la pelota con la mano) derivó en lo que luego sería empate para Los Cuervos.
Pingüino Futsal tuvo tiro libre a favor cerca de su arco, a aproximadamente 10 segundos del final; sin pase posible, le entregaron la pelota al arquero Luques, que ante el apriete del rival agarró la pelota con la mano. Fue falta técnica y reposición de manos para Los Cuervos, que fueron más astutos; el rápido lateral vino para el Kily Gónzález que clavó una potente volea, que Luques alcanzó a rozar pero no pudo sacar.
Faltaban 4,4 segundos para el final y Los Cuervos de Río Grande empataban 4 a 4 un partido que ya parecía derrota consumada. Sin tiempo para más, todo Pingüino Futsal fue a reclamarle a la dupla Ricardo Abalos-Juan Carlos Salazar por la falta que había derivado en el último lateral, quizás desconociendo, en la adrenalina del encuentro, que el balón atrapado con las manos por el arquero tras el pase de su propio compañero era infracción técnica y lateral para el equipo contrario.
No obstante, quizás no fue acertada la acción de Juan Carlos Salazar, que en lugar de calmar los ánimos explicando cual era la situación, dispuso una actitud un tanto soberbia, cuando los ánimos del equipo que recibió el empate no era el mejor.
Un poco afortunado, algo inmerecido, para nada esperado, el empate agónico de Los Cuervos y Pingüino Futsal deja a los elencos con 9 puntos, igualando la línea de Metalúrgicos y Real Amarillo, éste último con un partido menos (juega este viernes). Así, el azulgrana queda momentaneamente cuarto; los de Urrea, quintos.