salonista.com.ar//estamos en twitter @salonista30 //// facebook: Salonista Cafs

sábado, 25 de junio de 2011

Empate 11 a 11: Estrella lo ganaba, pero Real salvó el invicto en el último segundo

Jonatan Barraza festeja uno de sus seis goles.
En el cotejo a puertas cerradas en el Gimnasio Jorge Muriel, Real Madrid y Estrella Austral Roja entregaron un espectaculo atrapante, que finalizó 11 a 11, con una definición no apta para cardíacos.
Jonatan Barraza, la figura excluyente del encuentro, empató el encuentro cuando restaba menos de un segundo para el final del cotejo.

Gabito Hernández, importante en la faz ofensiva del xeneize.
Real apretó mejor en los primeros minutos y fue más prolijo, aunque los dos tuvieron aproximaciones, aunque las más claras fueron para Estrella Austral Roja.
A los cinco minutos, Real abría el marcador con un gran pase gol de Carlos Maumary para la entrada de Gabriel Hernández, que solo tuvo que empujarla.
Un minuto más tarde, Jonatan Barraza, quien se trasformaría en una pesadilla para el Verde a consecuencia de sus disparos de media distancia, aumentó para Real, pero luego del minuto pedido, Estrella sacaría pecho y empataría el trámite con dos goles de Jorge Fresia, el segundo en un contragolpe perfecto iniciado por José Paredes y Erico Da Silva.

Pepo Paredes, despliegue y entrega.
Por momentos Estrella manejo mejor los tiempos del partido, sin dejas crecer a su rival y lastimando con la velocidad de Da Silva y Pepo Paredes, pero promediando la etapa, Real se ordenó en el fondo y en base a mejor circulación, creció en la faz ofensiva, consiguiendo los espacios para lastimar de media distancia, con dos remates precisos de Keke Barraza y Pablo Verón, pese a arribar a la penalidad por infracciones de equipo que pesó para el xeneize desde los 12 minutos.
Pablo Villeuta fue el mejor de Estrella Austral.
Sin embargo, Estrella tardó poco en reaccionar y lo empató con un contragolpe de Da Silva definido por Orlando Figueroa, y un tiro libre sin barrera de Pepo Paredes.
Un error de traslado de Da Silva provocó el contragolpe concretado por Patricio Guerrero, pero Orlando Figueroa volvió a dejar todo como al principio, a cinco minutos del final, aunque el primer tiempo finalizaría 7 a 5 para Real, tras un tanto de Verón y otro de Jorge Fresia en contra de su valla.
Fresia, otro de los desequilibrantes del Verde.
En el complemento, Estrella arrancó más decidido y pudo reflejarlo en el marcador, empatando antes de los siete minutos, con golazos de Fresia y Villeuta. Sin embargo, un Real que trataba mejor el balón y no lograba dar la puntada final se puso 10 a 7. Solo Barraza pudo mostrar el camino, con un gol fortuito -tras el rebote en un adversario- y otros dos remates precisos en velocidad.
A seis minutos del final y sin Paredes-excluido por quinta falta personal-, Estrella parecía quedarse sin nafta, pero Villeuta demostró lo contrario, descontando rápidamente, y acercó a su equipo una vez más, a dos minutos del final.
El habilidoso Erico Da Silva, intermitente pero siempre aportando al espectáculo, empató el partido y a un minuto del final, definió preciso para que Estrella Austral Roja lo pase a ganar por primera vez.
Villeuta-Barraza, buen duelo.
Restaba un minuto, todo podía pasar, y así fue: pasó de todo. Hubo dos dudosas infracciones que generaron tiros libres sin barrera para Real Madrid, que fueron contenidos por Miguel Ibarra sobre remates de Patricio Guerrero y Jonatan Barraza.
Luego de una tarjeta azul directa para Pablo Verón por un supuesto codazo, llegaron los segundos finales, donde Estrella defendió como pudo la ventaja, pero no fue inteligente.
El elenco de la Margen Sur se cansó de rechazar y regalar así segundas chances, que un experimentado Real siempre sabe aprovechar.
Erico Da Silva aportó destellos de su gran jerarquía.
El encuentro se moría y era victoria para Estrella, que le quitaba el invicto al bicampeón; sin embargo, en una jugada polémica dentro del área, donde la gente de Estrella vio una mano no sancionada por los jueces, el balón le quedó a Barraza, que alcanzó a pegarle y decretar el empate 11 a 11, cuando faltaban 13 centésimas para el pitazo final. Sí… el cronómetro oficial marcaba 19 minutos, 59 segundos y 87 centésimas. De más está decir que no hubo tiempo para nada, y que Estrella se fue con toda la bronca por esa última jugada, reclamos a los árbitros y, según se pudo saber, habrá informes varios.
Lo cierto es que, a puertas cerradas, Real Madrid y Estrella Austral entregaron un partidazo, que fue empate y que le terminó sirviendo al xeneize, ya que el punto le sirve para al menos mantenerse en la cima, aunque QRU Escuela 23 lo alcanzará en caso de ganar su próximo encuentro.
La figura: Jonatan Barraza.