salonista.com.ar//estamos en twitter @salonista30 //// facebook: Salonista Cafs

jueves, 4 de noviembre de 2010

Correo pegó primero, goleó al Santo, pero la serie aún sigue abierta

QRU Escuela 23 dio una clase de contundencia en el Polideportivo Carlos Margalot, para vencer a San Martín por 7 a 1 en un partido equillibrado, que a base de goles, los dirigidos por Héctor Vargas supieron manejar para arrancar ganando la serie de semifinales, al mejor de tres partidos.
En los primeros minutos, San Martín se mostró más seguro con la pelota y como fruto de ello, Emanuel Quiroga exigió a Edgardo “El Gringo” Alegre en un par de oportunidades, aunque lo más peligroso fue un contragolpe de Claudio Torres, que definió picándola, pero que el arquero de Correo, mostrando todos sus reflejos, mando al corner con la punta de sus dedos.
Cuando QRU Escuela 23 comenzaba a meterse en partido, el partido se abrió gracias a un dudoso penal cobrado por Miguel Ortíz, que vio mano de Emanuel Quiroga cuando éste disputaba la pelota con Carlos Ozores. El poste de Correo ejecutó la pena máxima poniendo el 1 a 0 a los 7 minutos de juego.
Casi a los 9 minutos, un error en la salida del Santo le permitió a Javier Ulloa robar el balón y cederlo para que Agustín Cafure marcara el 2 a 0, aunque a los 10 minutos San Martín descontaría con un polémico gol de Marcelo Barrientos. Sin muchas alternativas, por el costado izquierdo del ataque albiazul, Pache Barrientos disparó al arco y el balón pareció salir afuera, tocando el costado externo de la red.
Sin embargo, el juez Fidencio Rolón convalido el supuesto gol, con el aval de su dupla arbitral, Miguel Ortíz, ante los entendibles reclamos de Héctor Vargas y compañía.
QRU Escuela 23 asimiló el golpe y, en el desorden de un partido con gran cantidad de buenas intensiones, pero muchas imprecisiones, se mostró con mejor adaptación al tipo de partido que se presentaba.
Así, Emanuel Quiroga y Claudio Torres salvaron en la línea dos claras situaciones para Correo, aunque el tercer gol del Verde llegaría a falta de un minuto y medio, en otra jugada polémica. El ingresado Matías Sánchez capturó un rebote y disparó, pero Cristian Alday salvó en la línea tirándose al piso. No había jugadores rivales cerca, pero los árbitros cobraron penal para QRU Escuela 23.
Alan Cepeda (foto 1 festejo) se hizo cargo y decretó el 3 a 1 con el que se irían los equipos a los vestuarios, aunque antes de la llegada del descanso, Claudio Torres se salvó de la segunda tarjeta amarilla tras una fuerte infracción sobre Agustín Cafure.
Correo no se relajó y terminó de liquidar el pleito en los primeros minutos del complemento. Iban 58 segundos cuando Cafure marcó el cuarto gol, mientras que un minuto y medio después, el mismo pivot de QRU asistió en contragolpe para que Javier Ulloa defina el 5 a 1.
Pese a la segunda tarjeta amarilla de Javier Ulloa y la apresurada tarjeta azul directa sobre Ezequiel Páez, Correo no perdió solidez defensiva.
La doble marca siempre apareció para evitar cualquier intento de filtración de Claudio Torres, mientras que Cafure le ganó el duelo personal a Emanuel Quiroga, a quien contuvo en varias oportunidades.
El propio Cafure marcó el sexto gol de QRU, a los 11 minutos, y luego todo se transformó en un concierto de disparos de media distancia tapados por alguna pierna del Verde, o fácilmente atajados por el Gringo Alegre. Correo pudo aumentar con algún contragolpe, pero marcó el 7 a 1 con un gol de Diego Molini, que cabeceó sin marcas a ocho segundos del pitazo final.
QRU Escuela 23 tuvo un festejo medido, sabiendo que el segundo partido será muy diferente, ante un rival que en su estadio se hace muy fuerte; Correo pegó primero, pero la serie sigue abierta.

La figura: Agustín Cafure